Hospedaje para el slow travel

La empresa hotelera Selina inaugura sus dos primeros establecimientos, en Cancún y Playa del Carmen, para renovar el modo en que los turistas se acercan a estos destinos.

Playa del Carmen y Cancún están entre los destinos turísticos mexicanos más atractivos para los viajeros de todo el mundo, no solo como una opción de descanso, sino también de negocios. En ese tenor, el slow travel y workcation comienzan a ganar terreno a través de espacios como Selina, que permiten descubrir las playas, la cultura, los sabores y la gente del Caribe, desde una perspectiva muy original  y única. Emilio Uribe, Head of New Business de la empresa hotelera Selina, que busca facilitar el estilo de vida de las nuevas generaciones de viajeros y nómadas del mundo, asegura que esta alternativa ofrece una gran flexibilidad de estancia (con precios que van desde 16 a 100 dólares por noche), sin sacrificar servicios y amenidades.
Las locaciones de Playa del Carmen y Cancún, así como cada Selina, tienen el mismo tipo de servicios (habitaciones, espacios para cowork, restaurantes y tours), pero cada uno con una personalidad única, basada en el espíritu de la ciudad. El diseño de los espacios tienen aportaciones de artistas locales; el Playground, restaurante y bar, ofrece alimentos orgánicos y de productores de la región, además de que cuentan con programas especialmente curados para enriquecer y dar sentido a la experiencia, como voluntariado, eventos especiales y surf.
El concepto de Selina seguirá replicándose durante este año en otros destinos de playas mexicanas, como Tulum, Holbox, Puerto Escondido, Sayulita, Puerto Vallarta y Los Cabos, así como en la Ciudad de México, San Miguel de Allende, Oaxaca, San Cristobal de las Casas, Guadalajara, Puebla y Monterrey.